La Medina, el corazón de Marrakech

Viajar es vivir, enriquecer el cuerpo y la mente, aprender, conocer, arriesgar. Viajar es no dejar nunca de crecer.

Y eso es lo que te aporta Marrakech. Nunca he visto tanta mezcla de olores, sabores y sensaciones como se reúnen en la plaza Jamaa el Fna, un lugar que despierta de noche. Mis primeras impresiones fueron de miedo ante lo desconocido, sobre todo por el hecho de que llegamos a la Medina de noche desde el aeropuerto y estábamos un poco perdidos para encontrar nuestro riad.

IMG_4614

Después de los minutos de tensión que pasamos, tratando de encontrar el alojamiento, empezamos nuestro viaje como auténticos locales, tomando té con menta. Lo que no sabíamos era lo que la Medina nos depararía los días siguientes: un sinfín de calles sin salida, ningún orden, colores, comidas, música, rezos, serpientes, monos y MUCHO regateo. Pero de esto último, ya os hablaré en otro post.

Plaza Jemma El Fna

El corazón de Marrakech es un lugar que se transforma cuando cae el sol: la plaza Jamaa El Fna. Por el día, confluyen en la plaza una gran variedad de personas, animales y vendedores ambulantes que no te dejarán cruzar la plaza tan fácilmente. Puedes empezar por pedir un zumo de naranja recién exprimido en uno de los chiringuitos que se instalan allí mismo, ¡doy fe de que están buenísimos! y por el módico precio de 50 céntimos de euro.

Si sigues el recorrido por la plaza, puedes encontrarte domadores de monos que te acosarán para que les pagues por una foto, flautistas encantadores de serpientes que te pasan la cola del animal por la frente para traerte buena suerte (no sé si funciona, pero por si acaso no probé!), bailarines de música tradicional marroquí…

IMG_4566IMG_4240.JPGIMG_4234

Tatuajes de henna

Cuando decidimos que íbamos a Marrakech, tenía muy claro que quería ¡un tatuaje de henna! Había visto en un reportaje en el que decían que podrías regatear y por unos 3-4 euros te podías hacer un tatuaje. Y así es, efectivamente. Al caer el sol, decenas de mujeres marroquíes instalan sus “puestos” improvisados en la plaza y te ofrecen mirar su catálogo con un sinfín de tatuajes. Da igual lo que te hagas, son unas artistas y quedará estupendamente.

A mí me encantó lo que me hicieron, pero eso sí, a la hora de pagar, no te dan cambio, así que es mejor llevar el dinero justo o te dirán que te hacen otro tatuaje para no darte vuelta del dinero que les has pagado. En particular, yo no tuve ningún tipo de alergia o reacción a la henna, pero sé que hay gente que no la tolera. La duración del tatuaje es de 2 a 3 semanas, el tatuaje va tomando un color teja hasta que desaparece.

IMG_4733

La mejor terraza de Marrakech

Por su parte, si lo que quieres es ver cómo cae el sol y la plaza se transforma, qué mejor plan que subir a la terraza de Le Grand Balcon du Cafe Glacier, pedir una Coca Cola bien fresquita y esperar a que empiece el espectáculo. Los precios no son desorbitados y podréis disfrutar de un ratito muy agradable viendo la puesta de sol, una de las más espectaculares que he visto nunca.

IMG_4582IMG_4572IMG_4649IMG_4574IMG_4629

Cuando cae el sol, la plaza se transforma

La plaza Jamaa el Fna se convierte en el punto neurálgico de la ciudad, donde puedes probar las comidas más típicas marroquíes. Un centenar de puestos de comida ofertan menús a precios muy razonables, de modo que por 8-10 euros/persona, puedes probar 2 o 3 platos. Una de las mejores formas de disfrutar de la gastronomía autóctona es recorrer la plaza y decidir sentarte en alguno de los puestos, pedir y comer (ah, y rezar para que las especies no te sienten mal al estómago!). Una de las cosas que más me llamó la atención es que, aunque las mujeres son quienes ocupan el lugar en las cocinas de las casa marroquíes, en los puestos de comida, los que realizaban la comida eran, en su mayoría, hombres y no mujeres.

IMG_46231DSC00817

La comida estaba increíble, casera y deliciosa. Mi recomendación es probar todo lo que os apetezca y evitar los restaurantes donde os van a poner pizza o hamburguesas, eso ya lo tenemos aquí.

Espero que el post os haya gustado y os ayude en vuestro viaje a Marrakech.

¡Abrazos y espíritu wonderlust!

Coraline

2 respuestas a “La Medina, el corazón de Marrakech

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s