Diez cosas que hacer en Marrakech por menos de 10 euros

Marrakech es uno de los destinos más asequibles al que hemos viajado y uno de los que más nos ha aportado culturalmente. Es por ello que no puedo dejar de recomendaros diez cosas que podéis incluir en vuestro itinerario por menos de diez euros, experiencias gastronómicas, visitas, compras y otras experiencias que harán que vuestro viaje sea inolvidable. Esta ciudad, que antaño atraía a multitud de mercaderes, sigue situándose entre los puntos más atractivos del país para los turistas a día de hoy. El ajetreo y el bullicio de esta ciudad nos permitirá ser testigos de los atardeceres más espectaculares que existen. ¿Arrancamos?

1. Pasar una noche en un Riad B&B

Si eres de los que te gusta empaparte de la cultura y el ambiente local cada vez que viajas, ésta es tu oportunidad. La palabra riad (en árabe, edén), se refiere a las típicas casas marroquíes que cuentan con habitaciones distribuidas alrededor de un patio interior. Muchos de ellos cuentan con terraza superior, donde los huéspedes pueden disfrutar al final del día, además de pequeñas piscinas en sus patios.

En Marrakech, los precios de la hotelería suelen ser bastante asequibles y aunque nos pudiese tentar la opción de ir a una cadena hotelera, el encanto de un riad es insuperable. Del mismo modo, los precios de los riads van desde 9 euros por noche por dormir en una Tente Nomade en adelante y con desayuno por tan sólo 1 euro más. ¡El alojamiento ya no es una excusa!

2. Gastronomía local en la plaza Jemaa el Fna

La plaza Jemma el Fna es todo un espectáculo para los sentidos ya que cuando cae el sol se convierte en un escenario gastronómico al servicio de los turistas. Cous cous, tajín, carnes a la parrilla, harira y mil delicias más podréis probar si os acercáis hasta los puestos callejeros que se instalan en la plaza. Aunque todos ofrecen más o menos lo mismo, os recomendaría dar una vuelta, disfrutar del ambiente y luego decidir dónde os quedaréis a cenar. Por menos de 10 euros por cabeza, podréis catar platos típicos marroquíes que os dejarán sin aliento. Además, si sois más atrevidos, podéis acercaros hasta los puestos donde sirven los caracoles cocidos y probarlos.

Por otro lado, si visitáis la plaza en las horas de la mañana, tampoco os iréis con el estómago vacío. Decenas de puestos ofrecen zumos de naranja recién exprimidos por menos de 50 céntimos el vaso. ¡Y riquísimos!

3. Un paseo por la Madrasa de Ben Youssef

La Madrasa de Ben Youssef es otro de los ejemplos arquitectónicos e históricos de la ciudad. El término madrasa se refiere a la escuela musulmana de estudios superiores. En ésta, más de 800 estudiantes memorizaban el Corán y en la visita podréis ver las distintas estancias donde se impartían clases y se estudiaba. Lo más impresionante del edificio son las inscripciones hechas en el estuco y los azulejos.

Precio: 10dh – 0,90€

4. Visitar el Palais de la Bahia, las Tumbas Saadíes y el Palacio-el Badi

El Palais de la Bahia es de esos sitios que te atrapa a cada paso que das. Construido a finales del siglo XIX, su arquitectura musulmana pretendía reflejar el estilo islámico y marroquí y convertirse en el palacio más grande de todos los tiempos. Los patios, los arcos, las puertas y todos los detalles que conforman el palacio hacen de este lugar una visita imprescindible para los turistas, que serán testigos de la desolación del palacio (saqueado cuando murió el gran visir del sultán Abdelaziz Si Moussa por sus esposas).

Precio: 10dh – 0,90€

Palacio de la Bahia

En el mismo itinerario, por cercanía, podemos incluir las Tumbas Saadíes que estuvieron ocultas al público durante gran parte de tiempo y que además, fueron el cementerio original de los descendientes de Mahoma. La sala de las doce columnas es el punto neurálgico de la visita y se considera un gran ejemplo del arte andalusí-marroquí.

Precio: 10dh – 0,90€

Tumbas saadíes
Tumbas saadíes

Para finalizar el recorrido, os proponemos la visita a las ruinas del impresionante Palacio-el Badí. Construido en el siglo XVI, fue concebido como un complejo con más de trescientas habitaciones en torno a un enorme patio central.

Era un recinto con más de trescientas habitaciones que estaban especialmente decoradas con los materiales más lujosos de la época, como oro, turquesas y cristal. Si lo visitas, no olvides subir a las murallas para contemplar las vistas de Marrakech.

Precio: 11dh – 1€

Palacio-el Badí
Palacio-el Badí

5. Pasear por los Jardines de la Menara y los Jardines Majorelle

A pesar de que el jardín más conocido de Marrakech es el de la Menara, desde hace unos años, los Jardines Majorelle han venido ganando ventaja y se han convertido en un gran punto de atracción para los turistas que llegan a la ciudad roja. En los jardines de la Menara, cabe destacar el enorme estanque situado en la parte central, así como los olivos que le rodean. En nuestra visita, encontramos que era un lugar bastante tranquilo, grande, nada masificado y donde disfrutamos de unas vistas maravillosas.

Jardines de la Menara
Jardines de la Menara

Sin embargo, nada tiene qué ver con la magia de los jardines Majorelle, de los que os hablábamos la semana pasada. Se trata de un extenso jardín botánico con más de 300 especies vegetales rodea la villa y el Museo, donde también conviven más de 15 especies de pájaros del Norte de África y el rincón “secreto” de Yves Saint Laurent y Pierre Bergé.

Jardines de la Menara: Gratis.

Jardines Majorelle: Jardín: 70 dh (unos 6 euros) Museo: 30 dh (sobre 2,7 euros)

IMG_4463
Jardines Majorelle

6. De compras por el gran zoco

El regateo es deporte nacional en Marruecos y el zoco de Marrakech es el sitio ideal para practicarlo. Si sois de los que os gusta el tira y afloja, no podéis dejar de pasar por las pequeñas tiendas y comprar souvenirs, babuchas, accesorios de cuero, bisutería o productos típicos del país. Por menos de 10 euros podrás encontrar muchísimas cosas para comprar, pero recuerda que si quieres conseguir un mejor precio, tendrás que dedicarle unos minutos a negociar con el comerciante local. Muchos de ellos te pedirán auténticas barbaridades por productos que no lo valen, pero su objetivo también es conseguir que entres con ellos en el juego del regateo.

Cuando estaba preparando este viaje, leí en un blog un consejo del que me acordaré siempre: “No preguntes el precio de algo si no vas a comprarlo”. Si lo haces, entras en el juego del regateo y finalmente no lo compras, el comerciante se ofenderá.

7. Recorrer la ciudad en calesa 

Otra de las opciones que tienes para recorrer la ciudad además de caminando, en bus turístico o en taxi, es hacerlo al más puro estilo antiguo, en calesa, carruajes tirados por caballos. Lejos de lo que podáis pensar, los precios no son nada desorbitados y por un recorrido de una hora por la ciudad, tras el regateo, deberían cobraros no más de 150dh (unos 13 euros, lo que viene siendo unos 6,50 euros por cabeza). De este modo podrás ver la zona de la muralla, el Palacio Real y muchos más sitios. El recorrido lo puedes pactar con el conductor que te dirá más o menos cómo suelen hacerlo ellos.

Calesas en Marrakech
Calesas en Marrakech

8. Colgarse una serpiente al cuello y sacarse una foto

Para los marroquíes, regatear forma parte de su cultura y una manera de interacción social. Músicos, malabaristas, bailarines, vendedores ambulantes y un sinfín de personas se dan cita en la plaza jemaa el Fna, punto central de la ciudad. Entre ellos, los encantadores de serpientes destacan por su destreza con el animal y atraen a los turistas con sus flautas y sus habilidades para dominarlas. Al igual que con los amaestradores de monos, podrás acercarte, colgarte la serpiente al cuello y hacerte la foto para el recuerdo. Esto no debería costarte más de 5dh (unos 0,45€).

9. El espectáculo de las curtidurías de Bab Debbagh

Literalmente significa “Puerta de los curtidores” y se sitúa al nordeste de la medina. En el recinto se pisan, raspan y estiran las pieles, ofreciendo un espectáculo para los que desean acercarse hasta el lugar. Al contrario que en otras ciudades marroquíes, en Marrakech no es habitual ver turistas en la zona, siendo muy pocos los que se arriesgan a acercarse y soportar el olor de las pieles húmedas.

Precio: Gratis.

10. Una Coca Cola en la mejor terraza de Marrakech

Por su parte, si lo que quieres es ver cómo cae el sol desde la mejor terraza y ser testigo de cómo la plaza se transforma, qué mejor plan que subir a la terraza de Le Grand Balcon du Cafe Glacier, pedir una Coca Cola bien fresquita y esperar a que empiece el espectáculo. Los precios no son desorbitados y podréis disfrutar de un ratito muy agradable viendo la puesta de sol, una de las más espectaculares que he visto nunca.

IMG_4629

Hasta aquí el post de hoy. Espero que os sea de utilidad si visitáis esta preciosa ciudad.

¡Un abrazo y espíritu wonderlust!

Coraline.

 

4 thoughts on “Diez cosas que hacer en Marrakech por menos de 10 euros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s