Mochilas preparadas… ¡Nos vamos a Japón!

Con el otoño a las puertas volvemos con las pilas más cargadas que nunca para compartir con vosotros el gran viaje de nuestra vida, nuestra luna de miel. En el anterior post os contaba por qué elegimos este país para pasar nuestros primeros días de recién casados, razones de mucho peso y sin duda alguna, una elección muy acertada. Pero,¿qué llevamos en la maleta para pasar 14 días en invierno en el país del sol naciente? ¿Cómo nos movemos de una ciudad a otra? y sobre todo ¿cómo afrontamos los preparativos de un viaje así mientras vivimos los nervios previos a la boda? Os lo cuento todo en este post! ¿Me acompañas?

Preparativos

IMG_2516

¿Mochila o maleta? Nuestro gran dilema

Desde un principio tenía muy claro que optaría por maleta, pero uno de nuestros amigos nos hizo entrar en razón y nos planteo el tema de la mochila como algo más cómodo para desplazarse en tren que una maleta. El año anterior habíamos vivido una experiencia pésima con las maletas en el metro de Nueva York y no queríamos repetir la misma experiencia, así que no costó mucho hacerme cambiar de idea. No obstante, tras tomar esta decisión, todavía teníamos otro dilema más, era invierno, teníamos que llevar ropa de abrigo y no queríamos llevar 10kg a nuestras espaldas, así que al final optamos por llevar también una maleta de mano a mayores donde irían los aparatos electrónicos y algo de ropa.

IMG_2518

Hacer un viaje cambiando de ciudad cada 2 o 3 días es poco menos que estresante, por lo que nos lo tomamos como una gran aventura y nos dispusimos a disfrutar desde el minuto 0. Sin embargo, mentiría si no dijera que en algún momento me agobié con tanta gente, la mochila a cuestas, la maleta y pendiente de las paradas de metro, pero eso sí, ¡con alegría!

Imprescindibles en el equipaje

Nunca hemos sido muy hipocondríacos y a veces pecamos de esto en nuestros viajes. Japón fue uno de los ejemplos. Tras un par de días en el país y con el aire acondicionado del avión reciente y los cambios de temperatura, la gripe llegó a mi aventura. Dos noches en las que me faltaba el aire y pensando… ¿dónde estará mi inhalador? Pues sí, se había quedado en casa. Tras una hora intentando explicarle a un dependiente de farmacia lo que me pasaba, conseguí que me vendiesen algo “supongo” que parecido a un antigripal pero que me alivió enormemente.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Por otro lado, nuestros imprescindibles en el equipaje fueron:

  • Camisetas térmicas.
  • Bufanda y gorros.
  • Calzado waterproof y muy muy cómodo.
  • Ibuprofeno, Fortasec y tiritas.
  • Paraguas pequeño.
  • Cámara de fotos, trípode e iPad.
  • Libreta pequeña donde apuntamos gastos y lugares visitados.
  • Adaptadores para los enchufes (el voltaje es de 110V, pero hay que tener en cuenta que el tipo de enchufe en Japón es de dos clavijas planas paralelas).

 

El Japan Rail Pass (JR Pass), el mejor invento

IMG_2515

Rápidos, veloces y muy puntuales. Así funciona la red ferroviaria en Japón, conocida por conectar todo el país en sus famosos “Shinkansen”. El Japan Rail Pass permite viajar por la geografía nipona con total libertad a los mejores precios, por lo que no dudamos ni un minuto en que ésta sería nuestra opción. EL JR Pass costará más o menos en función de su duración, ya que se puede comprar un pase para siete, catorce o veintiún días, para usar los servicios ferroviarios durante este tiempo.

Entre los trenes que se pueden usar con este pase, están:

  • Shinkansen, excepto Nozomi y Mizuho
  • Limited express (特急 tokkyū)
  • Express (急行 Kyūkō)
  • Local (普通 Futsū), incluyendo los servicios Rápido (快速 Kaisoku) y Rápido Especial (新快速 Shin-Kaisoku)

Pero además, el pase permite usar otros medios de transporte como autobuses o barcos en ciertas zonas del país.

¿Dónde adquirir el JR Pass?

Después de calcular lo que cuesta cada trayecto entre las ciudades que queremos visitar y decidir que queremos optar por el JR Pass, tenemos dos opciones, comprarlo a través de nuestra agencia de viajes (nosotros, con el estrés de la boda, optamos por esta opción) o comprarlo a través de Internet y recoger el Rail Pass in situ. En esta página web podéis adquirir el JR Pass, así como otros artículos que facilitarán vuestra estancia, como el Pocket Wifi, para estar siempre conectados.

Con ambas opciones, tendremos que acudir a las distintas oficinas en las estaciones de Japón para canjear nuestra reserva por un librillo que nos servirá como pase y para el que necesitamos presentar nuestro pasaporte. Además, cada tren tiene reserva de asiento, por lo que debemos acudir con antelación a la estación para asegurarnos sitio en el tren deseado. Bien es cierto que en muchos de los trenes que cogimos, no tuvimos ningún problema a la hora de reservar asiento y, de haberlo, podríamos haber cogido otro tren puesto que suelen tener bastantes horarios.

JR PASS

Existe una tercera opción y es que desde el 8 de marzo de 2017 hasta el 31 de marzo de 2018, el pase también se puede adquirir en las distintas oficinas en Japón. Nosotros siempre recomendamos comprar este tipo de pases/billetes con antelación para llevar todo mejor organizado.

Además, con la entrega del JR Pass, os proporcionarán un folleto completísimo donde podréis consultar todos los trenes y sus horarios.

La ruta soñada

Castillo de Nagoya
Castillo de Nagoya

Desde pequeña siempre deseaba ir a Japón y conocer todo aquello que me contaban los que ya habían estado allí, no tanto por la parte tecnológica o “friki” del país, sino más bien por ese profundo Japón tradicional. En un viaje programado y con los días contados, es más que necesario planificar bien el tiempo para aprovechar todos los momentos conociendo cada rincón del país. En el post anterior os contaba cuál fue nuestra ruta por el país, pero os contaré un poco más por qué elegimos cada sitio:

  • Osaka (2 días): la hermana pequeña de Tokyo fue nuestra elegida para dar el pistoletazo de salida a nuestra luna de miel. Muchos turistas se saltan esta urbe por considerar que no tiene lo suficiente para ver, sin embargo fue uno de mis puntos favoritos en este viaje. Vivimos un gran choque cultural en nuestra primera tarde en Japón, comimos en un restaurante de la zona de Umeda por un precio irrisorio y caminamos hasta el famoso Dotonbori. Y nos fuimos a dormir en nuestra primera noche enamorados de cada rincón y deseando ver más y más en este viaje.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Dotonbori
  • Kyoto (2 días): se puede decir más alto, pero no más claro: ¡ADORO KYOTO! Como me decía mi tía: “la preciosa ciudad de los templos y santuarios”. Una ciudad con historia, con fondo, tradición y belleza en cada paso. ¡Era un must it en la ruta! ¿Quién no querría pasar Nochebuena en un lugar así?
Templo Kiyomizu-dera, Kyoto
Templo Kiyomizu-dera, Kyoto
  • Nagoya (2 días): Elegimos hacer una parada en Nagoya por dos motivos. No nos podíamos perder el festival de luces de Nabana no Sato (en el Nagashima Resort), que se celebra entre octubre y marzo. Lo que de día es un gran parque botánico, de noche se convierte en todo un espectáculo de luz y color. Lo más bonito del parque, los túneles de luz.
Nabana no Sato
Nabana no Sato
  • Hakone (2 días): Otra de las ilusiones más grandes que teníamos era divisar de cerca el Monte Fuji. Escogimos parar una noche en Hakone, dormir en la montaña y levantarnos con nieve a nuestros pies y un cielo azul totalmente despejado que nos permitió disfrutar del Fuji en todo su esplendor. ¡Una maravilla para los sentidos!
Lago Ashi, Hakone
Lago Ashi, Hakone
  • Tokyo (4 días): la gran capital nipona merecía todos y cada uno de los días que dedicamos. Sobra decir que hay un millón de motivos por los que no dejaríamos fuera de nuestro itinerario a Tokyo, y aunque sin duda, otras ciudades como Kyoto dejaron el listón muy alto, Tokyo no decepciona.
Torre de Tokyo
Torre de Tokyo

Para planificar qué visitar en cada sitio, nos ayudamos de blogs, guías de viaje y un montón de vídeos de YouTube que nos hicieron la vida más fácil. Con la boda a la vista, no pudimos dedicar mucho tiempo a planificarlo como queríamos, por lo que cada noche, revisábamos el itinerario del día siguiente e incluíamos lugares o cancelábamos alguno de los planes establecidos, dependiendo del tiempo y el cansancio que arrastráramos.

 

Espero que nuestros consejillos os ayuden a planificar vuestro viaje si os decantáis por Japón, algo que recomendamos enormemente.

¡Un abrazo y espíritu wonderlust!

Coraline.

7 thoughts on “Mochilas preparadas… ¡Nos vamos a Japón!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s